5 elementos con los que debe contar un instrumento de evaluación organizacional

Tips para tu evaluación organizacional

Autora

Fernanda Proa

Consultora en Desarrollo Organizacional

Introducción

Si en tu empresa están buscando mejorar su encuesta de evaluación laboral o les gustaría implementar una, aquí te dejamos 5 elementos que te serán de gran utilidad para mayores resultados:

 

1- Asegura que tu instrumento de evaluación mida lo que tu empresa necesita medir.

Constantemente las empresas suelen usar instrumentos genéricos confiables. Sin embargo, es importante validar que el instrumento sea compatible con la organización. En caso de no ser así, deberás elaborar un instrumento de evaluación personalizado y alineado a los indicadores estratégicos de la organización. Recuerda que la implementación es solo el primer paso.

 

2- Revisar el proceso metodológico.

 

Para que una evaluación de medición sea de fiabilidad y confianza, es necesario que pase por un proceso de construcción diseñado con base científica. Es decir que haya pasado por las pruebas cualitativas y de estadísticas, en caso de no ser así, es difícil asegurar que es un instrumento confiable y preciso. Para ello, te recomendamos preguntar a tu proveedor o consultor el proceso de validación de la evaluación.

3. Adecuada aplicación del instrumento.

Para asegurar que los resultados sean lo más apegados a la realidad es necesario transmitir al colaborador ese anonimato en sus respuestas y comentarios, que tenga por seguro que no habrá represalias por sus respuestas. Esto ayuda a que las respuestas sean más objetivas y precisas y los resultados que te de la evaluación serán realmente las áreas de mejora que tendrás que trabajar.

4. Interpretación de resultados.

Cuando se trabaja con gran número de colaboradores esto suele complicarse, sin embargo, un buen análisis e interpretación de resultados va más allá de revisar números. Esta parte del proceso es clave, te permitirá ver lo que percibe cada uno de los colaboradores con respecto a la empresa, encontrarás el área de mejora de la organización y factores influyentes. De esta parte del proceso surgirán líneas de acción que serán tus próximos pasos por seguir.

5. Elaboración de líneas de acción.

Este paso será tu propuesta de cómo trabajar con lo detectado, es necesario ser objetivo para brindar esa atención al colaborador y al mismo tiempo generar estrategias efectivas y acopladas al presupuesto de la organización. Toda línea de acción debe ser dirigida a una mejora al corto, mediano y largo plazo. El seguimiento será esencial para validar que el plan de acción implementado va acorde a lo esperado.

Conclusión:

Si bien, toda aplicación requiere un plan previamente estructurado desde la campaña inicial previa a la aplicación hasta las líneas de acción que te permitirán generar cambios de mejora en la organización. Por lo tanto, te recomendamos que antes de iniciar una aplicación ya sea a tu proveedor o consultor tener bien claro la estructura de la evaluación, que sus categorías y factores a evaluar sean realmente lo que la organización necesita que se le evalúe, pues de ahí surgirán los planes de acción que llevará a aumentar la productividad, eficiencia, cumplimiento de indicadores, disminución de rotación entre otros aspectos favorables para la organización como para el colaborador.