¿A tu empresa le falta una estrategia de comunicación?

 

 

          ¿A tu empresa le falta una estrategia de comunicación?


Autor

Yanet Sánchez

Coordinadora de Marketing en 

Integra Capital Humano

El desarrollo profesional de los comunicólogos suele asociarse con los medios masivos de comunicación, sin embargo, su campo de acción se extiende a otras áreas como la investigación y las empresas.

 

Para las organizaciones, contar con el apoyo de la comunicación es crucial, ya sea asignando un cargo específico a un experto en el área, o preparando al personal al respecto, para el desempeño de actividades fundamentales como las siguientes:

 

  1. El proceso de venta

Pensar el proceso de venta en términos de Comunicación, es comprender todos los factores que intervienen para que el mensaje llegue efectivamente a nuestro cliente potencial, desde la comprensión de sus necesidades, hasta las razones contextuales por las que podría rechazar o ignorar nuestra oferta.

 

Poner todo el proceso sobre la mesa, es adelantarse a los escenarios probables y estar preparados para responder a ellos convincentemente, de manera que incrementen las probabilidades de éxito.

 

Por supuesto, este solo sería el comienzo. A diferencia de las estrategias de marketing, cuyo objetivo suele estar enfocado en el resultado económico, el objetivo para la estrategia de comunicación son las relaciones, por lo que mantener una interacción saludable y a largo plazo con los clientes, será parte fundamental de sus funciones.

 

2. Sumarse a la era digital

 

Participar en plataformas digitales para las empresas que buscan permanecer y crecer, ya no es opcional. Tanto nuestros colaboradores como nuestros clientes reales y potenciales están ahí, con accesibilidad 24/7, haciendo indispensable que cada organización interactúe y se posicione en una comunidad digital.

 

Ignorar este contexto sería condenarse a pasar desapercibidos, mientras que entrar a las plataformas sin la planificación adecuada, podría ir en detrimento de la marca.

 

Requerimos estructurar una estrategia en la que involucremos conocimientos en Comunicación, y salir del lugar común en el que se le considera solo parte de la producción y la distribución de los contenidos.

 

3. Implementación del cambio

Implementar cambios es una prueba de fuego para la fortaleza de las organizaciones, pues, tal como sucede a nivel personal, cambiar implica modificar hábitos y enfrentarse a nuevas condiciones en las que se necesita un proceso de adaptación.

 

Desde cambios mínimos hasta cambios estructurales, es importante comunicar efectivamente a los colaboradores cómo será el proceso, los resultados que se esperan, la forma de alcanzarlos y cómo se afrontarán las posibles dificultades que surjan. En resumen, dar certezas.

 

En este sentido, se trata de  contar con una estrategia previa de gestión de crisis, que permita a la organización responder tanto hacia afuera como hacia adentro ante las posibles crisis.

 

4. Gestión del conflicto

 

Contrario a lo que se piensa, el conflicto no es un algo que se deba evitar para que una organización funcione, lo que conviene es gestionarlo adecuadamente.

 

La exposición de inconformidades, ya sea horizontales o verticales, es saludable y necesaria para que se dé visibilidad oportuna a diferentes puntos de vista, antes de que se conviertan en problemas reales para la organización o que mermen el ambiente de trabajo.

 

Si se involucra a la comunicación, esta debe contar con una estrategia de prevención, detección, exposición controlada y resolución.

 

5. Atención de necesidades del cliente interno y externo

 

La atención al cliente interno, implica entre otras cosas, mantener la motivación, atender quejas, mediar las relaciones entre las distintas áreas y dar formalidad a la información que se genere, ya que no contar con una comunicación institucionalizada, puede dar pie a la confusión y a la difusión de rumores, los cuales generan incertidumbre.

 

Por otra parte, la atención al cliente externo, implica dar cabida a sus opiniones, dudas, quejas y recomendaciones, así como el seguimiento formal y ordenado de estas, lo que mantiene una vinculación saludable con el mismo.

 

Tanto los clientes como los clientes potenciales, son importantes para la empresa, pero en ocasiones la falta de un proceso de atención fluido, o el hecho de no contar con la capacitación adecuada en esta área, puede transmitir desinterés o falta de seriedad, convirtiéndose en un obstáculo más que en un vínculo con ellos.

 

Ahora que la atención al cliente se ha extendido a distintos canales, incluidas las redes sociales, es indispensable darle la formalidad para que nuestros compradores, perciban importancia que tienen para nuestra organización.

 

Si crees que es buen momento para diseñar un perfil de puesto para que alguien implemente acciones como estas, o deseas diseñar procesos de comunicación para tu empresa, podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros.

 

Déjanos ayudarte

Solicita más información o una orientación inicial sin costo alguno

Nuestros expertos están para servirte

info@integrach.com