La caja de herramientas de una persona líder

La capacidad que tiene un líder se refiere a la efectividad potencial que tienen sus esfuerzos para influir en lograr el objetivo. Estos esfuerzos están determinados por las herramientas y recursos con los que el líder cuenta y estos pueden ser muy diversos. Enumerarlos sería una labor titánica, pero podemos clasificarlos en dos tipos: intrínsecos y extrínsecos.

 

Los recursos intrínsecos son aquellas herramientas propias de la personalidad como los conocimientos, las emociones y la voluntad del líder. Son inherentes a la persona, ya sea porque los trae consigo, los puede aprender o los desarrolla.

 

Centrar nuestra atención inicial en estas herramientas a la hora de querer desarrollarnos como líderes es lo más acertado, pues además contribuyen para determinar la fuente de tu legitimidad: Una persona que ha trabajado la empatía, es más probable que conecte con las personas y por lo tanto exprese mayor carisma; una persona con unos valores y una ética bien definidos, va encontrar aceptación moral ante las personas que le rodean; o alguien que sepa pilotear un avión va contar con la legitimidad racional-legal de tomar la tarea. Me atrevo a adelantar que el desarrollo de estas herramientas va a ocupar la mayor parte del camino para convertirse en un líder.

 

Finalmente, los recursos extrínsecos se refieren a recursos y herramientas externas como la capacidad económica, la estructura organizacional que le respalda, etc. Pero la manera en la que se utilizan va a depender mucho de los recursos intrínsecos.

 

Esto significa que, aunque tengamos una gran capacidad financiera, poco podemos hacer con ello si carecemos de competencias administrativas o de visión para seleccionar a quien nos apoye al respecto. Aprender a diseñar e implementar una buena estrategia implica mucho el saber cómo integrar y utilizar todos estos recursos.

 

Hasta aquí hemos visto, de forma un tanto superficial y resumida, el concepto y algunos de los factores que definen a un líder.

 

Entonces ¿Qué NO es un líder?

 

Si la definición de liderazgo implica influir en un grupo para encaminarlos a conseguir un objetivo, es importante establecer que esta influencia en ningún momento debe darse de manera coercitiva, es decir, ejerciendo la fuerza, la amenaza, el chantaje, la mentira o aprovechándose de las vulnerabilidades de las personas en quienes se quiere influir. Por lo que un gerente que amenaza constantemente a sus colaboradores de correrlos, sin que esto sea producto de una sanción justificada, no es un líder; un dictador, por ejemplo, que haga uso desmedido de la propaganda para convencer a una sociedad de una mentira o reprima las disidencias, no está ejerciendo liderazgo.   

 

 

Un verdadero líder influye siempre convenciendo, persuadiendo de una forma positiva y conectando emocionalmente con las causas y motivaciones.

 

Ante la pregunta de si un líder nace o se hace, estoy convencido de que se hace, ¿cómo? Trabajando constantemente en nuestra capacidad, nuestros conocimientos, valores y emociones; conectando y encontrando una causa que realmente nos motive, porque solo así podremos motivar a otros.

 

Desarrollar el liderazgo se vuelve hoy en día muy importante en términos profesionales, pues de esto depende, en gran medida, nuestro crecimiento.

Autor

Alejandro González

Consultor

Consultor en planeación estratégica y datos.

Déjanos ayudarte

Solicita más información o una orientación inicial sin costo alguno

Nuestros expertos están para servirte

info@integrach.com