Home office: guía breve

Home office: Guía breve para decidir


Autor

Blancalaura Canales

Psicoterapeuta

La modalidad de trabajo remoto o home office, abrió un mundo de posibilidades para las funciones y estructuras en las empresas, brindando a muchos la flexibilidad que necesitaban para continuar con sus operaciones comerciales y al mismo tiempo, priorizar la salud y el bienestar de sus empleados.

 

Aún antes del confinamiento por covid, el trabajo a distancia era cada vez más conocido e implementado en las empresas, ya que muchas identificaron los beneficios que esta modalidad aporta a sus empleados en la mejora del equilibrio entre su vida laboral y personal.

 

Estás son algunas de las ventajas que vale la pena recalcar: 

  1. Flexibilidad y agilidad.

Ya que los empleados dejaron de están atados a una oficina, pueden estar mejor ubicados y más dispuestos a trabajar en horarios flexibles, como más temprano o más tarde en el día, o incluso los fines de semana. Esto puede ayudar a satisfacer ciertas necesidades comerciales, por ejemplo, si está operando con clientes que residen en países o ciudades con un horario diferente.

 

2. Mejor atracción y retención.

El home office se puede ofrecer como un incentivo. El simple hecho de ofrecer la opción de trabajar desde casa es una ventaja en el mercado laboral sobre las empresas competidoras. Al mismo tiempo, la flexibilidad del home office puede ayudar a los empleados a satisfacer las necesidades de su hogar como el cuidado de sus hijos, permitiéndoles adaptar su trabajo a su vida personal. Los empleados sienten un mayor nivel de confianza por parte de la empresa, lo que puede contribuir a un alto nivel de lealtad del personal, ya que la relación laboral no se controla tan de cerca y los empleados tienen cierto grado de autonomía para hacer su trabajo.

 

3. Mayor motivación.

 

El empleado tiende a estar más contento en su trabajo ya que el home office le permite desarrollar una rutina que se adapte mejor a sus necesidades.

 

4. Mejora de la salud y el bienestar de los colaboradores.

 

Trabajar desde casa elimina la necesidad de un viaje al trabajo que puede ser estresante para sus empleados. Este tipo de ahorro de tiempo también permite que el personal obtenga beneficios adicionales para la salud, como dormir más, pasar más tiempo con la familia, hacer ejercicio o preparar comidas más saludables.

No obstante, ahora que el tema de la pandemia se está solucionando poco a poco, también se están reinstaurando los horarios de oficina tradicionales en algunas empresas que no lograron resultados favorables del trabajo remoto.

 

¿Cuál es el futuro del home office?

Aunque existen ventajas importantes para los colaboradores, entendamos que el home office no viene a reemplazar las anteriores, sino como una opción para mejorarlas.

 

El home office no es adaptable para todos.

 

Esta modalidad de trabajo puede no ser adecuado para la personalidad o la capacidad de todos tus empleados. Algunos pueden preferir la rutina y la estructura que les proporciona trabajar en un entorno de oficina.

 

Otros pueden preferir las interacciones sociales con los compañeros de trabajo o esas orientaciones cara a cara con sus gerentes, que pueden ser beneficiosas para ayudarlos a completar tareas y alcanzar sus objetivos.

 

Impacto negativo en la salud mental.

 

El cambio de modalidad a home office puede tener un impacto negativo en la salud mental de sus empleados, si no pueden encontrar una rutina que funcione para ellos o tienen dificultades para separar el trabajo y la vida familiar, o se sienten aislados. Para ayudarles, hay que motivarlos a desarrollar una rutina de trabajo, establecer un espacio particular para la jornada laboral y proponerles establecer límites para otros miembros del hogar. Es importante también crear más oportunidades para que el personal se mantenga conectado, comunicándose a través de chats regulares y poniéndose al día con el equipo.

 

Disminución de la motivación.

Puede ser más difícil mantener ese sentimiento de ser parte de un equipo con metas en común cuando los empleados trabajan solos en sus casas.

Hacer home office puede no encajar con la vida de hogar de todos, por ejemplo, algunas personas pueden tener niños pequeños que pueden desconocer los límites y causar interrupciones durante la jornada. Otros pueden no tener el espacio físico necesario para crear un área de trabajo dedicada adecuada, lo que reducirá tanto la concentración como la motivación.

 

Agotamiento potencial.

 

El home office ha hecho que los empleados tengan dificultades para diferenciar entre la vida laboral y la vida familiar. Esto puede llevar a que les resulte difícil desconectarse del trabajo, lo que genera más horas, mayor estrés y el agotamiento inevitable. Las empresas deben alentar a sus empleados a tomar descansos regulares y recordarles la importancia de tomarse una licencia.

 

¿Hay opción?

Otra modalidad a considerar es el trabajo híbrido. Un cambio hacia home office no significa que los empleados tengan que trabajar solamente en sus casas. La mayoría de las veces dividir el tiempo entre las casas y la oficina es la solución más productiva para los colaboradores y por tanto, para la empresa.

 

Evalúa tu capital humano. ¿Qué es lo que más conviene a tu organización y a quienes ahí trabajan?

Autor

Blancalaura Canales

Psicoterapeuta

Instituto de Psiconalisis Relacional y USD.

Para hacer cita o conocer más del tema, no dudes en contactarla por LinkedIn o en sus redes sociales.