¿Qué es la rotación temprana y cómo prevenirla?

La alta rotación de empleados es un problema significativo para muchas organizaciones y puede afectar la productividad, la reputación laboral y los costos de dicha empresa.

 

La rotación temprana ocurre cuando los empleados dejan sus trabajos poco después de ser contratados. Este es un problema frustrante y costoso para las organizaciones, ya que invierten tiempo y dinero en reclutar y capacitar a nuevos empleados, solo para verlos irse.

 

La pronta salida de un colaborador, puede ser una indicación de que el proceso de incorporación no fue efectivo.

 

Las organizaciones pueden tener dificultades para encontrar y capacitar a nuevos empleados, y su impacto negativo en la reputación de la organización, dificulta atraer y retener mejores talentos, generando un ciclo de afectaciones, tanto internamente como en el mercado laboral.

 

En adelante abordaremos el problema de la rotación temprana de empleados y cómo un proceso de incorporación personalizado también llamado Onboarding, puede ayudar a reducirlo.

 

¿Por qué las personas renuncian?

 

Hay muchas razones por las que los empleados pueden dejar sus trabajos poco después de ser contratados. Algunas de estas razones incluyen:

 

  • Falta de claridad sobre las expectativas laborales
  • Ausencia de información indispensable para el día a día en el trabajo
  • Ausencia de información relevante para desempeñar el cargo
  • Falta de compromiso
  • Oportunidades limitadas de crecimiento o desarrollo
  • Mala gestión de personal

 

Estos factores pueden hacer que los empleados se sientan menospreciados, desmotivados y/o sin apoyo, lo que los lleva a buscar nuevas oportunidades en otras organizaciones.

 

¿Cómo puede ayudar un proceso de incorporación (onboarding) personalizado?

 

Un onboarding o proceso de incorporación, desarrollado acorde a las necesidades y expectativas de la empresa, puede ayudar a reducir la rotación temprana de empleados al atender los puntos claves que provocan este tipo de renuncias.

 

Con el diseño adecuado de un proceso de onboarding, las organizaciones pueden preparar a sus nuevos empleados para el éxito, así como aumentar su participación y compromiso.

 

Se trata de proporcionar a los nuevos empleados la información, las herramientas y los recursos necesarios para integrarse a la organización.

 

Un proceso de incorporación personalizado, proporciona a los nuevos empleados claridad sobre sus expectativas laborales, la cultura y los valores de la organización. Esto puede ayudarlos a sentirse más conectados con la organización y sus colegas, lo que reduce la probabilidad de rotación.

 

También puede acelerar su aprendizaje y desarrollo, brindándoles las herramientas y los recursos que necesitan para tener éxito en sus roles.

 

Un proceso de incorporación personalizado también puede proporcionar a los nuevos empleados, comentarios o retroalimentación sobre su desempeño, ayudándolos a mejorar y sentirse respaldados por sus gerentes.

 

En resumen, la rotación temprana merma el retorno de inversión que una nueva contratación podría significar para las organizaciones.

 

Por esto es importante implementar un proceso de onboarding personalizado que proporcione las herramientas necesarias para la integración del nuevo personal.

 

Un proceso de incorporación bien diseñado es una inversión con resultados redituables para la organización, ayudándola mejorar su reputación para atraer talento más rápidamente, retener a los mejores talentos, crear una cultura de participación y compromiso, y reducir tiempos dedicados en estas tareas, desde la convocatoria de la vacante hasta los primeros meses de ejecución de funciones del nuevo colaborador.

Autora

María Canales

Consultora

Consultora de procesos de capacitación y estrategia de procesos de onboarding

Artículos recomendados

Una respuesta

Los comentarios están cerrados